SITP y SIRCI: Por un día se “exceptuó” de la Abogacía de la Competencia.

La concentración de la oferta del transporte público masivo y su respectivo sistema de recaudo en Bogotá D.C. por vía de decreto es una de las modificaciones regulatorias más fuertes para este sector. Sin embargo,el Decreto 309 del 23 de julio de 2009, publicado el 24 de julio del mismo año (Por el cual se adopta el Sistema Integrado de Transporte Público para Bogotá D.C. y se dictan otras disposiciones) no alcanzó a estar cobijado en su momento por el Artículo 7 de la Ley 1340 de 2009 (24 de Julio). Es decir, por un día el decreto quedó por fuera de la obligación de ser sometido a consideración de la Autoridad Nacional de la Competencia.

A partir de lo anterior, surgen dos preguntas:

1. ¿Si el Decreto 309 de 2009 establece un marco general de regulación para el SITP y el SIRCI, debe el Distrito someter a consideración cualquier otra disposición que desarrolle dicha regulación general para efectos de la ‘Abogacía de la Competencia’, o esa facultad de la SIC se agota con la regulación general ya expedida?

2. ¿A modo de ejecricio académico, si el Decreto 309 de 2009 hubiera sido expedido un día después (i.e. en vigencia de la Ley 1340 de 2009), qué hubiera dicho la SIC sobre esta fuerte integración para el sector de transporte terrestre y para su respectivo sistema de recaudo?

Según Javier Hernández, el gerente del SITP, el nuevo sistema de transporte público garantiza la participación de los 14.000 propietarios de buses que hoy operan en Bogotá, debido a que para ganar la licitación, las empresas deben integrar como mínimo a un 47 por ciento de propietarios de buses como socios.

Pero también les exigen capacidad jurídica, financiera y experiencia en el transporte público de mínimo cinco años. Es decir, que solo pueden concursar empresas con el músculo financiero y la capacidad administrativa para controlar y aportar el total de buses de cada una de las 13 zonas en las que se dividirá la ciudad. Se calcula el SITP necesita cerca de 12.300 buses para operar, incluyendo los articulados de Transmilenio.

La solidez de la empresa licitante debe ser grande pues será responsable de chatarrizar los vehículos viejos y de comprar los nuevos buses pagándole – en una especie de leasing – a los socios minoritarios dueños de bus una renta mensual del 0,8 por ciento por el valor del bus durante 24 años. (Ver requisitos).

Los pequeños propietarios dicen que no están en capacidad de licitar bajo estas condiciones y que por eso, hasta la fecha, no se ha presentado ninguna empresa conformada únicamente por pequeños propietarios. Se quejan de que el SITP está hecho a la medida de las grandes empresas y que la participación de los propietarios como socios es sólo simbólica. Cuando la empresa les compra el bus les paga una renta, pero ellos no hacen parte ni de la junta directiva ni participan de la administración de la empresa.

El concejal Jaime Caycedo, del Polo, ha criticado a Samuel Moreno por haber hecho un proyecto que replica el funcionamiento y organización de Transmilenio (TM) y que en esa medida sólo permitirá que los siete operadores de TM se ganen la licitación.

“Los pliegos nos rompen en la parte económica”, dijo a La Silla Vacía Alirio Rey Montañez, propietario de tres buses y miembro de Apetrán, una de las principales asociaciones de pequeños propietarios de Bogotá.

Además de señalar la falta de participación de los pequeños, el concejal del Polo Carlos Vicente de Roux ha dicho que es inconveniente que un solo concesionario pueda controlar hasta tres zonas del SITP. “Situaciones de esta clase generarían inequidad y pondrían a la entidad contratante y a los entes de control y regulación en riesgo de ser capturados por los contratistas”, explica De Roux.

La Cámara de Comercio de Bogotá también se ha manifestado sobre este punto. Critica el hecho de que dos operadores puedan controlar hasta el 46% de la ciudad (seis de las 13 zonas) durante 25 años porque se corre el riesgo de crear un oligopolio. Y también, que ante una falta de competencia de las propuestas, se le pueda asignar una segunda o tercera zona al mismo operador si es el único proponente. “Se corre el riesgo de que su propuesta cumpla tan solo con los requisitos mínimos exigidos y carezca del valor agregado que se genera cuando se ponen a competir dos o más licitantes”, dice la Cámara de Comercio.

La noticia coincidió en momentos en que la Secretaría define los últimos detalles del Sistema Integrado de Transporte Público, SITP, que, según la Alcaldía, le pone   fin a la guerra del centavo, reduce a 13 las 66 empresas de transporte que existen y crea el tiquete único para que los usuarios puedan usar los distintos sistemas de transporte público.

http://www.lasillavacia.com/historia/6868

http://www.cambio.com.co/paiscambio/834/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR_CAMBIO-5525327.html

http://www.bogota.gov.co/portel/libreria/pdf/decreto309.pdf

http://www.dinero.com/wf_ImprimirArticulo.aspx?IdRef=68846&IdTab=1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s